Comenzar el día en el Pazo de Tovar, un pazo gallego del siglo XII, es un privilegio reservado a muy pocos. Y entre esos pocos nos hallábamos nosotros, Isidro Cea, Andy Anbarlin, Sofía, Isa y Pablo y una servidora.

Tras unos sencillos trámites con su propietario, Jose, obtuvimos los permisos para disfrutar de un día inolvidable en Pazo de Tovar.

Entre los muros de esta maravillosa fortaleza, que data aproximadamente del siglo XII, se encuentran las estancias ideales, que nos han servido de marco incomparable para unas fotos de cuento.

«Entre los muros de esta maravillosa fortaleza se encuentran las estancias ideales…»

Por unas horas, el pazo evocó todo su esplendor del pasado, con un trasiego por sus estancias, de doncellas, cortesanas, caballeros y taberneras.

Para un resultado óptimo creamos trajes de edición limitada, elaborados con ricos brocados, linos, damascos y delicados encajes. Complementamos con diademas, coronas, almofar y atrezos, como el pan horneado en horno de piedra, cortesía de Jorge (gerente y chef de ¨O Forno de Tovar¨).

En esta fotografía, os presentamos una pequeña muestra del resultado, esperamos que os guste.